Esta mañana en Zaragoza, desde la Plaza San Miguel, comenzó una nueva manifestación del colectivo de Gay y Lesbianas. Mucho color en los carteles. Mucha alegría. Una bandera gigante del arcoiris. Un grupo de percusión sincronizada hacía de faro, y aglutinador de gentes varias que, a favor, en contra, o simplemente de paso, se unían al ritmo contagioso de la  Samba brasilera.

¿El reclamo? Unos armarios abiertos de par en par en cualquier sector de la sociedad, empezando por las escuelas.