El negocio primero de la empresa LATINAMERICAN S.A, radicada en Panamá, es hablar sobre Cuba hasta por los codos, en toda forma virtual y a todo color.

Esta empresa, como bien dice su página Web, es contar todo sobre Cuba. Pero leyendo cosas por aquí y por allá, siempre que quede excluido toda la oposición al gobierno cubano. Es decir, situación de presos políticos, golpes a blogueros, etc, etc, etc: ¡fuera! Y por supuesto, siempre que no se diga una palabra sobre Yoani, Claudia, Orlando, y demás bloguers. O sí, palabritas mágicas metemiedo: Contrarrevolucionarios, gusanos, mafia, etc, etc, etc.

Entre los proyectos web de esta empresa se encuentran:

Bloguers de Cuba, Cubanoscope, CubaZoom, Cubanéalo, Journal de Cuba (este último en francés).

Una persona que aparece en todos lados es David Chapet. Y si no es el jefe, debe de andar cerca. Un señor de Francia. Y leído lo leído, “ardiente defensor de los ideales socialistas cubanos”.

Uno puede hacer con su dinero lo que quiera, pero si fuese el dinero de los cubanos de Cuba, administrado sibilinamente por el Gobierno cubano para reforzar la idea ROSA de una Cuba brillante y asediada por los propios cubanos gusanos y vendepatrias, sería algo que no encajase en la benevolencia de los “magníficos proyectos” de LATINAMERICAN S.A. Repito claramente: si esta empresa estuviese financiada por el Gobierno cubano.

Todo parece indicar que el objetivo es crear mundos virtuales cubanos ROSAS para contrarrestar a la otra cara del bloguerío cubano. Simplemente, aquella cara lúcida que defiende los Derechos Humanos, y los derechos de las personas a decir y publicar lo que piensan. ¿Verdad, David Chapet? Defender que cualquiera en Cuba tenga acceso a internet y posibilidad sin límite de navegar, escribir blogs, diseñar y hacer negocios en la Red, formar empresas tan bonitas, tan disfrazadas de perfección. ¿Verdad, David Chapet? ¡Si todos en Cuba tuvieran la mismas oportunidades!

¡Qué cosas!, queridos amigos. Un francés haciendo negocio con la peor cara de Cuba. Y jóvenes bloguers de Cuba que observan al mundo con sus propios ojos, y callan. Sin embargo, les entendemos.

Nota: Cualquier defensa, objeción, o aclaración, será permitida en los Comentarios.