Cuando las voces son instrumentos perfectos suenan así. Cuando la pasión se hace notar, y fabrica notas musicales como si Vivaldi estuviera vivo, suenan así.

¡Cierren los ojos¡ ¡Y escuchen!